En nuestros 25 años siempre hemos creído en la importancia de las buenas ideas, y no solo en lo importante, sino más bien en que las buenas ideas lo son todo en comunicación.

Parecería que el alcance de los nuevos medios prima más que cualquier cosa, pero la verdad es que no. Sin una buena idea, cualquier publicidad con el mejor presupuesto del mundo se convertirá en ese flyer que nadie quiere agarrar en el centro comercial, o en esa valla que se esconde entre el paisaje urbano de una ciudad. En contraposición, veamos el meme del gato sentado en una mesa con su plato de comida, les aseguro que ha sido visto y compartido más que cualquier campaña con un presupuesto de 4 cifras en adelante. El gato por su parte invirtió cero dólares y un par de horas en algún programa gratuito de edición de imágenes para llegar a millones de personas en todo el mundo, a ser
reproducido por miles de usuarios y a ser traducido a varios idiomas, ¿Cuándo fue tu última campaña que logró eso?

Por otro lado, no podemos negar el impacto que tiene el medio donde el gato generó miles de sonrisas en todo el mundo. El universo digital es el medio más volátil que existe hacia dos posibles caminos, tu marca puede pasar de ser la top en el trending topic, a tener que cerrar tiendas debido a la presión de las redes sociales. Esto nos lleva a algo clave y al título de este artículo: Ideas que logran objetivos. Nos referimos a que nuestras ideas, son creadas para un objetivo en específico de nuestros clientes.

Es ahí donde entra la “Better Data” que los nuevos medios nos pueden dar; sí ya nos inventamos otro concepto para sonar más interesantes y creativos, pero en el fondo tiene mucho sentido, y es que no basta con tener acceso a la data, si hoy en día todos la tienen. Miles de influencers; que son famosas solo por no saturar de ropa sus repetidas selfies, tienen acceso a la información en su Instagram, en segundos pueden ver a qué hora sus seguidores tienen más interacción con su tan pensado contenido. Es ahí donde está la diferencia, todo recae en cómo una influencer puede sacar provecho según sus seguidores, que sin duda no son mujeres. Y esa capacidad no todos la tienen, se necesita conocer la marca a fondo, tener criterio al ahora de buscar información, escuchar a los clientes reales, a los clientes potenciales, saber dónde están, qué hacen, qué les interesa, qué no les interesa, cuál es su contexto y hasta si
compartieron aquel famoso meme del gato sentado en un comedor. Así que tener data ya no es una diferenciación y creo que nunca lo ha sido, en cambio saber qué hacer con la data es la clave y es lo que nosotros hacemos y proponemos.

Para no seguir hablando más de gatos y de seudo influencers, les resumimos nuestra forma de trabajar: Better data, bigger ideas. Ya todos tenemos la información, la diferencia está en cómo leemos, interpretamos y convertimos los hallazgos a buenas ideas y por ende a una buena estrategia con sus respectivos medios. Así es como trabajamos en
Rivera&Rivera, y así es como conseguimos ganar los objetivos de nuestros clientes. ¡Ah sí! Se nos olvidaba, y así es como también conseguimos ganar premios.

En el Festival regional de Antigua Guatemala tuvimos dos finalistas y ganamos un Plata.
Pero para el cliente ya habíamos ganado:

  • Alcanzar a 615,468 personas
  • 595% más de gente interesada en el producto
  • 283% más de solicitudes para créditos personales
  • 98.72% de aceptación de la campaña

Gerardo Chang
Director Creativo
"Si no tiene algo inteligente que decir mejor no diga nada."